saltoalreverso.com
Un beso etéreo
Cada sábado Cecilia se acostaba temprano para no perder la misa del domingo a las siete de la mañana. Había quedado viuda y sola más tiempo de lo necesario. Esperaba que el amor la tocara otra vez …