saltoalreverso.com
Víctima
Sal de allí, le dijeron. Y ella dijo no. Alza los ojos, pidieron. Y ella los clavó en el suelo más fuerte, más, como una estaca de acero, como si con ello pudiera evitar la entrada de ellos…