rodriguezlira.wordpress.com
Resignación
¡Casi me atropellai maricón! Y siguió golpeando la olla en la ventana del conductor para asustarlo. Inmediatamente se acercó más gente al auto. Todo cayó en un ruido aparatoso. Explotó una euforia …