rincondetatojimmy.wordpress.com
Una buena mañana para correr (8).
Llegaron a su casa. Jaime le besó. En la puerta. Sobre la puerta. Con Joan pegado a ella. Con Jaime intentando que Joan la atravesara. Empujaba y empujaba. – Tranquilo… despacio …