rincondeldiego.wordpress.com
El “¡Qué partido!” en su estado puro
Las finales irregularmente brindan tan atractivos espectáculos, quizás por el hermetismo de los protagonistas, por la angustia de perder todo el esfuerzo entregado en una jugada o por miedo a recib…