ricardobosque.wordpress.com
Un marinero llegando a buen puerto
—Buenas noches, ¿puedo ayudarte en algo? Lo ha dicho sin apenas mover los labios, y su voz parece venir del cielo. Sus cabellos mojados dejan al descubierto el cuello, un cuello que cualquier hombr…