revistatrapecio.com
Cuento: “La sortija”, de Karla Montañez Soto
Aquel ruido era melodía para él. Los cerrojos de las puertas eran polifónicos en su montaña y dentro de lo apartado de su lecho, cuatro pestañas lo presenciaban. Digamos que su mañana era ritualist…