revistaciudadblanca.com
Desalambrar la tierra y el corazón
“Consideramos que para liberar la tierra es necesario liberar el pensamiento. Lo decimos de este modo: desalambrar la tierra depende de desalambrar el corazón.”