retratosabiertos.com
Capullo, por Mauro Marino Jiménez
De tantos años llamando a la puerta, esta acabó por abrirse. Tras ella, un ángel vestido de terciopelo y dulcísima mirada llenaron de vergüenza mi estado lamentable y sucio. Quise correr, pero algo…