retratosabiertos.com
La desgracia de envejecer entre el deseo y el rencor: Desgracia, de Coetzee, y su adaptación cinematográfica
No sé si le suceda al común de las personas, pero lo que es a mí me pasa que sufro una muy mala versión de la llamada “vergüenza ajena”: me angustio, siento que no puedo seguir mirando lo que sea q…