relatosycuentoscortos.blog
La mujer que llegaba a las seis – Gabriel García Márquez
La puerta oscilante se abrió. A esa hora no había nadie en el restaurante de José. Acababan de dar las seis y el hombre sabia que sólo a las seis y media empezarían a llegar los parroquianos habitu…