ref5504.com
8
Cuando el ocho quiere un sueño, se esconde bajo una manta y se queda quitecico, arropado por un calor que le mece hasta dormirse. Y sueña. Y sueña con paseos, y sueña con bailes asincrónicos de oso…