quidec.com
Finlandia, Siglo XXI d.C.
Por Pablo Mastretta Ayer se fue. Sólo tomó sus cosas, y antes de que amaneciera, ella ya no estaba. Cuando me levanté lo único que pude encontrar fue: “Lo siento, pero la verdad no puedo segu…