quesalgasanito.wordpress.com
presa de la soledad… | microrelatos
La delicada mano que acariciaba su espalda se transformó, de golpe, en un temblor glaciar que le recorrió el cuerpo. No atinó a darse vuelta. Prefería la siempre traicionera paz de la ignora…