psicopajaros.com
Nos leía Wes Anderson despacio -filmando el tiempo a su azar- entrando en el oscuro templo artificial mientras los ojos lamían el amargo de mi sudor. Dura y blanda me rompía los dientes -como el al…