procomunicando.blog
Actitud desmesurada
Después de varios días de estar maravilladas por la luz de Lisboa, caminar sobre el empedrado de sus calles, degustar los ricos postres, café pingado, y escuchar bellos fados en un barcito de Graça…