practicasperiodisticas.com
No alcanza con incluir la palabra femicidio, también hay que dejar de justificarlo.
Los “celos enfermizos” no fueron los que gatillaron y mataron de dos balazos a Celeste. Lo hizo Héctor Montenegro, policía, con su arma reglamentaria, la misma que en un segundo momento…