popurridavid.wordpress.com
La caja
Así es. Ana quería que nos viésemos discretamente, que todo fuese muy rápido —pensé que quizás de esa manera sería para ella menos doloroso— así que allí estaba yo, dando la última cala…