polycinco.blog
La manta de mi hermana
Creo que se le puede llamar envidia: a tener algo tan preciado a lo que aferrarme como ella se aferraba a ese trozo de ropa vieja. Envidia de la buena, eso quiero pensar. Solía preguntarme por qué …