poesiauniversalblog.com
Tú, has vuelto – Sara de Ibáñez
Dame la mano ángel sin heridas. Piedra, dame tu esquivo corazón sin arrugas. Nube, dame tu rostro de repentina fruta. Hermanos, sostenedme la alegría. Temo que la ceniza me invada de repente. Voy a…