poemasdemercedes.com
Trincheras (Número 622)
¡Pobre Belinda! me perdí, con el sabor de tu miel en mis labios, entre ratos estrafalarios, población de tu cartel santo, al anunciarte mi secreto, el de mi grato manto, entre las pezuñas, de aquel…