poemasdemercedes.com
Bienvenidos (Número 539)
¡Qué tranquilidad! ¡Qué a gusto que estoy! sin tantos dolores, amenazantes, para mi cuerpo. Así, firmo yo, toda mi convalecencia. Mi alma, congratulada, por alejarse ese dolor que, desde mi interio…