poemasdemercedes.com
Un ente (Número 492)
¡Qué dolor! No estoy bien, sigo mala, ¡cuántas noches en vela! un velatorio recurrente, en este triste camino con senderos desconocidos. Quizás, me acompañe un ente, por esta cascada diferente. ¡Qu…