poemasdemercedes.com
Mi dinero (Número 493)
Vaya chasco, la opulencia, convertida, en mugriente alma. ¡qué asco! Yo no entiendo que, algunos desvergonzados, con los bolsillos llenos, hagan lo que hagan, malo o bueno, queden impunes: sus cosa…