poemasdemercedes.com
Un calmante
De nuevo, a las dos horas, mi doctora, ya es mi médica, claro que sí. Su sonrisa ilumina mi cama, en esta noche tétrica, fantasmal, por no saber dónde estoy. Me mira y, algo más conforme, dice esto…