poemasdemercedes.com
Anaconda (Número 57)
Estivales doncellas, protectoras de mi carne, encuestas a mi perdón por la tremenda visión que poseen de mi corrupción. Y se imponen ante todo lo superfluo que me invade. Y, cada vez, más arraigada…