poemasdemercedes.com
Olivar (Número 18)
Parálisis en mi cuerpo, mi mente con su vapor, sigue allí, contigo, en el extremo de aquella mesa, enorme; esa mesa en la que tú mirabas mis ojos, fijamente, para decirme que tu amor. . . se acabó…