planosinfin.com
El día que mi perro y yo nos intercambiamos los cerebros - Plano Sin Fin
Comenzó el día con aires surrealistas, tanto es así, que me preguntaba si estaría soñando. De pronto yo ladraba y mi perro hablaba en español. Pasesé marcando con mi orina las esquinas de mi barrio despreocupadamente, renovando mis señas de identidad en el que consideraba desde hacía años mi propio territorio. Luego bebí agua y me eché la siesta. Escuché …