pilaralcazar.com
Un trastero muy concurrido
Un martes al regresar del trabajo, Manuel, uno de los porteros de mi casa me grita: María, hay un paquete para ti. Me detengo en seco, arqueo las cejas y me digo, “qué demonios, si no he comprado …