pgarciasanagustin.blog
Desde Ituzaingó hasta Marte – Capítulo 9
A las 4:30, hora marciana, sonó la alarma de mi reloj. Entreabrí los ojos y me dolía cada porción del cuerpo, como si me hubieran dado una paliza. Todavía sentía su perfume en mi piel. “¿Nos habrán…