pgarciasanagustin.blog
VIENTOS
Miré hacia el oeste. El sol amagaba a esconderse detrás de unas nubes de tinte verdoso y actitud amenazante. Eran las cinco de la tarde de un sábado de diciembre que derretía el asfalto. —No arranq…