pgarciasanagustin.blog
Cinco años
Jeremías esperaba el colectivo, como cada mañana, desde hacía ya más años de los que le hubiera gustado contar. El reloj marcaba las seis y diez de aquel día de julio. Los dos grados se le metían e…