pgarciasanagustin.blog
Tribuna
Antes del partido está la ilusión intacta, y todo lo posible es real. La pasión atropella la individualidad. Portamos entonces un nombre nuevo, teñido de un solo color. Las gargant…