periodismo--alternativo.com
Cerebros en peligro
Las moléculas químicas procedentes del bromo, flúor y cloro, junto a los llamados retardantes de llama, presentes en plásticos, detergentes, móviles, colchones o sofás, afectan al desarrollo neurológico y provocan la disminución del cociente intelectual. Epidemiólogos y endocrinos revelan la existencia de una conexión, entre la exposición a estas sustancias químicas nocivas y los pesticidas con el desarrollo cerebral.