periodismo--alternativo.com
50 razones para oponerse a la fluoración del agua potable
La fluoración es la práctica de agregar compuestos de fluoruros a los suministros de agua potable, con el sabido propósito de combatir la caries dental. Los niveles implementados se encuentran en un intervalo que va desde 0,6 a 1,2 miligramos de iones de fluoruro por litro (o partes por millón, ppm). En Estados Unidos esta práctica comenzó en 1945 y fue oficialmente promocionada por su Servicio de Salud Pública (Public Health Service o PHS), en 1950. Muy pocas naciones han llegado a instaurar esta práctica en un nivel significativo. Sólo ocho naciones del mundo tienen más de un 50% del agua potable de su país artificialmente fluorada, estos son: Australia, Colombia, Irlanda, Israel, Malasia, Nueva Zelandia, Singapur, y Estados Unidos. En Europa, sólo Irlanda (con un 73% de su población fluorada), el Reino Unido (10%) y España (10%) agregan fluoruro a sus suministros de agua. En Estados Unidos, cerca de un 70% de la población ingiere agua fluorada; eso es aproximadamente 200 millones de personas y casi la mitad de toda la gente que toma agua intencionalmente fluorada en el mundo. Algunos países tienen altos niveles de flúor en el agua de manera natural. Entre ellos están India, China y algunas naciones en África. En estos lugares, se realizan medidas de extracción del flúor del agua potable debido a las consecuencias negativas que éste puede llegar a causar en el organismo humano.