pedrosanchez.blog
¿Qué te detiene?
Y ahora, queridos y muy apreciables amiguitos, un soneto…