pedrogalvan.com
El gato, la mujer y el invitado
El gato se me quedó mirando. Sin más. Tranquilo, buscando mi atención. Le pregunto que qué quiere. Que me salves, me grita con un súper maullido que logro descifrar.