pedrogalvan.com
Un traguito en La Habana vieja
Se me quedó mirando y se bebió la botella. Sin pestañear. Enterita.