patriciogonzalez.blog
Como si fuera ayer
K se guiaba por por sus piernas, le impulsaban a un destino que su cabeza aún desconocía. Lo que sí tenía en mente era, de momento, encontrar algún refugio para leer con calma el manuscrito encontr…