pastoralejandrorivas.wordpress.com
Ese increíble poder que tienes en tus dos manos.
El daño era extremo, mas que sangre era el dolor interior que sentía; sabia que el adversario había desgarrado piel, músculos, y los mismos huesos. La batalla había sido difícil fuerte, desgarrado…