pastoralejandrorivas.wordpress.com
De “te Amo”, a “te odio”.
“Ya ni la sangre parecía importarle tanto, mas que los daños del cuerpo lo que mas le dolía eran los dolores del alma. Que había pasado? que había cambiado tanto? aun escuchaba la dulce melod…