palabrasquesederraman.com
La llegada del invierno
Trae tus ojos con la inocencia de aquel día. Un roble seco congelado por ti, triste invierno. Tu vida se va y ya no queda nada solo soledad. Cortesía de Lucía Lemos.