palabrasquesederraman.com
Tarde
Tarde aprendí a no confundir el deseo con el querer. Uno me llevó a la obsesión, el otro me produjo temor.