palabrasquesederraman.com
Grité como nunca
Grité como nunca, hasta quedarme afónica. La ansiedad tenía que salir, toda la desesperación merecía huir. Grité hasta que expiré todo el aire, hasta que mi voz se perdió en el torrente de esa locu…