palabrasquesederraman.com
Ardiendo
Estaba enfurecida. La sangre fluía por mis venas hirviendo. Mis ojos, ahora acristalados, no lograban posarse en ningún sitio. VENGANZA Esa era la palabra que mi aliento sordo exhalaba en cada expi…