pabloromeu.com
Cómo hacer que tu opinión no parezca tan mala: “¡Y tú más!”
Por qué funciona el consabido “¡y tú más!”