otraresacamas.com
La esperanza del condenado
Él se sentó en el banco solitario entre los tres cuadros que formaban la habitación cerrada por todos lados excepto a la espalda del espectador. Apoyó los brazos sobre sus muslos, con las pa…