otraformademirar.org
Un grito de amor desde el centro del mundo
Mi corazón iba a hacerse añicos como el pétalo helado de una flor al pellizcarlo con la punta de los dedos. -Adiós, Aki. Kyoichi Katayama: Un grito de amor desde el centro del mundo (Alfaguara)