otradeoporto.wordpress.com
Cancerbero por sus huevos
—Tía, por lo visto todas las mañanas, nada más entrar por la puerta, Luis se encierra en su despacho y se pone a mirar las esquelas de los periódicos. —¡No! —Sí, tía. Está loco. —Ya te digo, tía… —…