otakusamasensei.wordpress.com
Haha (parte VII)
Akina aún no se acostumbraba al sol. Y si bien aún no hacía bastante calor, esa tibieza penetraba en su piel, una tibieza soñolienta que la adormilaba, efecto benéfico a los ojos de la doctora, qui…